Heroes, Soñadores y sueños…

 

Renzo Vallejos (Tacna)

Mar10 Demo ImageSueño

“Amigo en la adversidad, amigo de verdad”, dice un refrán popular, y Renzo Vallejos es un ejemplo de la amistad incondicional, aquella que se comparte no solo en los buenos tiempos, sino también en las malas, aquella que no necesita que a uno le pidan ayuda, sino que uno la ofrece sin condiciones. Por eso, fue el primero en  llegar a la cola para presentarse al casting con el único objetivo de ayudar a la mamá de su mejor amiga Maritza Ururi quien padece de una diabetes muy avanzada.

Historia del Caso

Renzo integraba un grupo de baile llamado Mega cuando conoció a Maritza Ururi Guzmán. La química fue instantánea y se convirtieron en amigos inseparables. Por el cariño y la confianza que le tenía a Renzo, Maritza decidió contarle un triste episodio que ha marcado su vida. Hasta hace un año, ella no tenía idea de la vida de su madre, pues ella la había abandonado cuando Maritza tenía cuatro años. Entonces, cuando menos lo esperaba su madre reapareció en su vida. Como era de esperarse, experimentó sentimientos encontrados, pero finalmente agradeció la oportunidad de conocerla. Sin embargo, la felicidad del reencuentro se vería empañada. La madre de Maritza sufre de diabetes avanzada y no tiene dinero para cubrir el costoso tratamiento. Al ver  angustiada a su amiga por la grave condición de su madre, Renzo se presentó al casting para intentar ganar y conseguir el dinero para el tratamiento médico que necesita. Su sueño es que Maritza no pierda a la madre que siempre añoró tener a su lado.

Diego Alza (Lima)

Mar10 Demo ImageSueño

Sin duda, los buenos ejemplos sirven de inspiración. Diego Alza, un joven de 19 años, siempre sintió admiración y respeto por su tío Nelson, un hombre trabajador que jamás perdía el optimismo y la esperanza. Sin embargo este, producto de una caída, vive postrado en una cama porque tiene la cadera y el tobillo fracturados, lo cual ha golpeado terriblemente su ánimo. Por eso, Diego ahora lucha no solo para que su tío pueda caminar, sino para devolverle las ganas de vivir.


Historia del Caso

Ni siquiera cuando ocurrió el terremoto que destruyó la ciudad de Chincha, incluyendo su propio negocio de embutidos y parte de su casa, Nelson Díaz jamás perdió el optimismo. Por el contrario, se sobrepuso rápidamente a la fatalidad, pues lo más importante: su familia, no había sido afectada y era su motivación. Nelson, con 64 años a cuestas, empezó a reconstruir su vida. Esa actitud despertó aún más la admiración que Diego sentía por su tío. Lamentablemente, una caída, mientras hacía unos trabajos en el techo de su casa, ha ido mellando ese espíritu guerrero, pues ha perdido lo único que tenía para sacar adelante a su familia: una buena salud. No soporta estar prisionero en una cama por la fractura de la cadera y el tobillo, la cual requiere una operación que no puede costear y que de no hacerse a tiempo podría provocar un daño irreversible. Diego espera ganar el concurso para pagar la operación de su tío y darle la esperanza que necesita para seguir viviendo.

Cindy Tello (Ayacucho)

Mar10 Demo ImageSueño

A los 18 años, Cindy se ha convertido en padre y madre de su hermano menor Alex  de 11 años, quien necesita con urgencia unos exhaustivos y sofisticados exámenes para determinar la causa de sus constantes dolores de cabeza y convulsiones, luego de sufrir una hemorragia cerebral que casi le cuesta la vida. Salvar a su pequeño hermano, es su gran prioridad.

Historia del Caso

La vida de Cindy y de su familia tuvo un giro drástico hace más de dos años cuando la desgracia tocó su puerta.  Estaba con unas amigas desarrollando una tarea escolar en las afueras de Ayacucho cuando fueron asaltadas por unos delincuentes. Hicieron la denuncia respectiva, pero ante el nulo resultado de las investigaciones, su padrastro decidió indagar por su cuenta, sin imaginar que la fatalidad estaría presente nuevamente en sus vidas. Desapareció misteriosamente y semanas después la policía descubrió que este había sido brutalmente asesinado. Como su madre Lucía solo tenía un trabajo como comerciante debió emigrar a San Francisco en busca de una mejor remuneración, mientras ellos se quedaron solos en Ayacucho por sus estudios. No se reponían de la trágica pérdida, cuando Alex, su hermano menor, sufrió una convulsión que lo dejó inconsciente. Según los médicos, había tenido una hemorragia cerebral. Si bien la controlaron el pequeño continúa con fuertísimos dolores de cabeza, vómitos y convulsiones. Los médicos le recomendaron a Cindy que solo en Lima le podrán hacer los exámenes para determinar la causa de sus jaquecas y el tipo de cirugía que necesita para reparar la vena lesionada y evitar un desenlace mortal. Decidida a salvar la  vida de su hermano, no parará de luchar hasta el último aliento.

Gisela Berrio (Cusco)

SueñoMar10 Demo Image

Un amor en silencio. Durante 18 años Gisela Berrio no ha podido escuchar la voz de sus padres, pues ambos son sordomudos. Sin embargo, un exhaustivo examen con el propósito de tramitar una credencial de discapacidad para obtener beneficios sociales para su padre, les ha dado una esperanza. Existe la posibilidad de que recupere la audición siempre y cuando se le realice una costosa intervención quirúrgica: el implante coclear.

Historia del Caso

Oscar, el padre de Gisela, tenía ocho años cuando sufrió una aparatosa caída de un caballo y producto del golpe perdió la audición y paulatinamente el habla. Idéntica situación pasó su madre Nancy. Tuvo un accidente de pequeña y una fatal consecuencia: pérdida completa de la audición y del habla. Por cosas de la vida, ambos se conocieron, se enamoraron, se casaron y tuvieron cuatro hijos saludables. Aunque Gisela y sus hermanos crecieron en un hogar donde el silencio es el principal protagonista y el lenguaje de los señas y gestos, su único medio de comunicación, disfrutaron del amor y respeto de sus padres y, sobre todo, aprendieron a entender que la discapacidad no es ninguna limitación para conseguir lo sueñan. Pero, por un chequeo médico que le hicieron a su padre con la finalidad de obtener un certificado de discapacidad para acceder a algunos beneficios sociales, Gisela recibió una de las mejores noticias de su vida. Él podría recuperar la audición si le practica el implante coclear.  Lamentablemente la operación es costosa y debe realizarse en Lima. Pero la simple esperanza de que su padre pueda oírla decirle cuánto lo ama, ha iluminado la vida de Gisela y está dispuesta a dar todo de sí para conseguirlo.

Rayder Vásquez y Grace (Ica)

Mar10 Demo ImageSueño

Cuando uno se convierte en padre, el instinto de protección se agudiza y la sensibilidad está flor de piel. Esto le sucede a Rayder Vásquez (25 años),  quien es padre de Gonzalo, un alegre y juguetón niño de un año y cinco meses. Por eso, cuando conoció a Grace, una joven de 26 años, con apariencia de una niña de cuatro años, con parálisis cerebral y un agudo cuadro de desnutrición que puede llevarla a la muerte, se prometió a sí mismo hacer hasta lo imposible por ayudarla.

Historia del Caso

La historia de Grace es realmente conmovedora. El amor incondicional de su madre, Maritza Rodríguez, y su lucha diaria para brindarle una vida digna, dentro de sus escasas posibilidades, es un ejemplo de coraje. Grace tiene 26 años, aunque físicamente tiene el aspecto de una niña de cuatro años, pues nació con parálisis cerebral, le dio meningitis, tiene osteoporosis, artritis y una desnutrición crónica severa (pesa solo 11 kilos) que pone en riesgo su ya resquebrajada salud. Ella vive en el asentamiento San Clemente en Pisco, postrada en un coche de bebé, pues su madre no cuenta con el dinero para adquirir una silla de ruedas especial. Ese cuadro conmovió a Rayder, quien se hizo la promesa de ayudarla apenas tuviera la oportunidad en su camino. Por eso, no dudó en presentarse al casting y poner su talento para el baile al servicio de Grace. Tender una mano a quien lo necesita es para Rayder una forma de agradecer la buena salud con la que nació su hijo.

Claussen Orbe (Iquitos)

Mar10 Demo ImageSueño

El sueño de Claussen Orbe revela su espíritu altruista. Él desea implementar la infraestructura del precario colegio San Francisco que se ubica sobre el rio Itaya en Belén, el barrio más pobre de Iquitos. Además trata de financiar un transporte escolar gratuito con el propósito de reducir el número de ausentismo escolar. De esa manera, los niños de la zona podrán alejarse del pandillaje, prostitución y drogas.

Historia del Caso

Claussen es un convencido de que la disciplina y los estudios son las bases para tener una vida con satisfacciones, y que todos merecen las mismas oportunidades.  Como las autoridades ni las empresas privadas no muestran interés en mejorar el nivel educativo de los niños que viven en Belén, uno de los barrios más pobres del Perú, Claussen decidió tomar cartas en el asunto. Él desea contribuir a mejorar la infraestructura del colegio de la zona llamado San Francisco, que se encuentra sobre las aguas del río Itaya. Este necesita de mobilario, pizarras, computadoras, servicios de agua y desagüe y, sobre todo, un transporte gratuito, pues no todas las familias cuentan con una balsa o canoa o con dinero para pagar los pasajes. Él quiere revertir el alto número de ausentismo escolar, pues considera que todos los niños tienen derecho a recibir educación y ser disciplinados en la vida no solo para tener un mejor futuro, sino para ser cada día mejores personas.

Jessenia Rodriguez (Piura)

Mar10 Demo Image

Sueño

Algunos dicen que el destino de nuestras vidas está escrito y otros creen que uno, en realidad, puede cambiarlo. Jessenia Rodríguez, de 20 años, pertenece al segundo grupo y no se resigna ante los designios que se le presentan en su vida. Por eso, se presentó  al casting con el sueño de hacer realidad la compra de una embarcación para su padre, un humilde pescador, lo cual cambiaría el rumbo de la sacrificada vida de sus padres y de ella misma.

Historia del Caso

Jessenia pertenece a una familia de pescadores en Los Órganos y hasta hace un año no sabía con exactitud el gran sacrificio que estaban haciendo sus padres para financiar sus estudios de secretariado. Es que la escasa economía fue una constante preocupación para su padre, pues no cuenta con una embarcación propia y cada vez que se lanza al mar, debe alquilar una. Además del gasto que supone el alquiler, él debe pagar una cuota de todo lo pescado y lo que le queda para vender es poco. Su madre, trabaja lavando ropa, cuidando niños o limpiando casas, pero las preocupaciones le provocaron un cuadro de parálisis facial y continuos ataques de presión alta. A un año de culminar los estudios, sus padres le confesaron que les resultaba imposible seguir costeando las mensualidades de la pensión y la carrera en Piura, pues muchas veces, la ganancia era solo de S/. 5 nuevos soles. Aunque Jessenia regresó a Los Órganos para trabajar como mesera, niñera o bailarina en shows, no se da por vencida. Quiere una mejor vida y salud para sus padres. Ella hará todo lo necesario para ganar y cambiar su destino.

Rosa Kameko (Puerto Maldonado)

Mar10 Demo ImageSueño

Hay personas que a pesar de haber sido tocadas por la desgracia en algún momento de su vida, lejos de guardar resentimientos, se engrandecen. Rosa Romero, de tan solo 25 años, es una de esas mujeres que deja de pensar en sus propios problemas cuando alguien la necesita. En este caso, Rosa ha decidido luchar por su tío Javico, quien ha sido diagnosticado con el mal de Parkinson, pero por falta de recursos económicos no ha podido acceder a un tratamiento que le permita tener una mejor calidad de vida.

Historia del Caso

No hay peor dolor que la indiferencia de tus propios seres queridos. Rosa Kameko, que sufrió el rechazo de su padre, lo sabe muy bien. Por eso, ella no ha podido quedarse impasible ante la situación de su tío Javier  Soria –hermano de su madre-, a quien cariñosamente llama Javico. Él no tenía trabajo estable cuando le diagnosticaron el mal de Parkinson, aún en la fase inicial. Al no seguir un tratamiento, los síntomas fueron agravándose. Hoy apenas si puede caminar. Su segunda esposa no comprendió la magnitud de la enfermedad y simplemente lo abandonó. Inicialmente su padre, se hizo cargo de él, pero cuando falleció, los hermanos de Javico lo desalojaron de la casa donde vivía para venderla al mejor postor. Solo Rosa y su mamá y su tía se han hecho cargo de Javico, a pesar de sus propias carencias, pero no es suficiente.  De ahí que Rosa decidiera presentarse al casting para lograr que su tío acceda a un tratamiento especializado. Esta es su manera de decirle que no está solo en su lucha, y que si ella pudo sobreponerse a sus propias batallas: superar un embarazo de alto riesgo, ser madre soltera, vencer al cáncer de mamá; él también podrá lograrlo.

Kenny Fajardo (Tingo María)

Mar10 Demo ImageSueño

Kenny Fajardo de 24 años no ha necesitado nacer en Tingo María para mostrar su agradecimiento a esta calurosa tierra que lo ha acogido desde hace tres años. Él tiene un gran sueño: construir e implementar el comedor popular del pueblo de Ambo, recientemente arrasado por un huaico durante Semana Santa. Para conseguirlo empleará su mejor talento: el baile.

Historia del caso

Kenny lleva en la sangre el amor por el baile, heredado de su madre, quien fuera bailarina de joven. Sin embargo, su padre, un estricto marino, nunca ha visto con buenos ojos esta pasión, lo cual ha ocasionado un cierto distanciamiento. Para poder mantener a su familia: su pareja y sus dos hijos, Alejandro (2) y Adriano (más de 1 mes de nacido), Kenny salió a buscar oportunidades en provincias. La halló en Tingo María, donde, desde hace tres años, se gana la vida bailando en eventos y discotecas locales, pero allí también pudo ver la fuerza destructiva de la naturaleza, cuando un huaico arrasó con el pueblo de Ambo, ubicado a 20 minutos de Huánuco. Aquella madrugada del Jueves Santo, centenares de familias lo perdieron todo en cuestión de minutos. Kenny no quiso quedarse con los brazos cruzados. Por eso, ahora quiere utilizar el baile como instrumento de ayuda para el financiar la reconstrucción del comedor popular de Ambo que  abastecía de alimentación a 500 familias. Él siente que es su oportunidad de agradecer a la ciudad que lo acogió en un momento difícil en su vida, además de brindarles a sus hijos, un ejemplo de vida y solidaridad hacia los más necesitados.

Kiara Inglesie (Trujillo)

Mar10 Demo ImageSueño

Kiara Inglesie tiene 18 años, pero desde los 6, ha trabajado como trapecista, malabarista y contorsionista en el circo que administran sus padres, un negocio económicamente poco rentable. Por ello, el gran sueño de Kiara, antes de pensar en sí misma, es implementar mejorar el circo para lograr mejores ingresos y así su familia deje de vivir en un pequeño carromato, además de poder pagar los tratamientos médicos para sus padres enfermos y brindarles una mejor educación a sus hermanos.

Historia del Caso

Kiara Ingleise es la cuarta de siete hermanos y desde que tiene uso de razón ha pasado sus días bajo las carpas del circo Damder, el negocio de sus padres. Pero, además de los continuos viajes de un poblado a otro, la pobreza ha sido una constante en sus vidas. La familia se traslada y duerme en una especie de mini tráiler de 4×3 m. Cocinan, comen y se duchan en una improvisada carpa de plástico. Su padre Mark sufre de constantes dolores, producto de las caídas de sus acrobacias, y su mamá Luz de Jesús, tiene una hernia que le impide trabajar. Kiara reemplaza a su mamá en el número estelar y ha asumido prácticamente el control, porque su hermana mayor ha salido embarazada y se ha alejado de ellos. Conmovida por el sacrificio de sus padres, Kiara se presentó al casting de El gran show, debido a que es una gran oportunidad para cambiar sus vidas: vivir en un espacio más digno, brindarles a sus padres el tratamiento médico que necesitan y poder costear la educación de sus hermanos menores.

Katia Monroy (Callao)

Mar10 Demo Image

Sueño

Con apenas 17 años, Katia está demostrando que es dueña de un gran corazón y un espíritu solidario al emprender la cruzada para ayudar a Robert Romero a no perder la pierna izquierda. Él es un vendedor ambulante, quien tras sufrir un terrible accidente hace 12 años, utiliza muletas, pues hasta el momento no ha podido costear el tratamiento indicado, debido a que no solo debe mantener a su hijo, sino a su madre que tiene una colostomía a causa de una negligencia médica.

Historia del Caso

Robert Romero tenía 16 años cuando se enteró que su novia estaba embarazada. Dejó el colegio para buscar trabajo, pues quería asumir su paternidad con responsabilidad. Poco después que su hijo Ricardo naciera, cuando laboraba como obrero en una obra de refacción de una iglesia en el Callao, él cayó aparatosamente desde la cúpula. Se salvó de milagro, aunque la pierna izquierda le quedó totalmente destrozada. Su vida cambió drásticamente. Debió operarse a los quince días, pero luego de tres meses recién consiguió dinero para costearla. Lamentablemente en ese lapso, los huesos soldaron en una posición incorrecta. Los médicos lograron salvarle la pierna momentáneamente, pero como no recuperó la movilidad, tiene que usar muletas. Sin embargo, las complicaciones no cesan. Ha desarrollado osteomielitis, una severa infección al hueso que si no es tratada a tiempo tendrían que amputarle la pierna. Pero ni los intensos dolores ni las continuas infecciones han sido impedimento en su lucha por sacar adelante a su hijo –la mamá lo abandonó hace varios años– y a su madre enferma, la cual sufre de una colostomía por culpa de una negligencia médica. Por ellos, él sale a trabajar todos los días al mercado El milagro en Ventanilla, vendiendo bolsas de basura, papel higiénico y servilletas. Impresionada con su fuerza de voluntad, Katia Monroy se propuso ayudarlo.